Alexander Fleming

05/03/2012

 

Muy buenas Supergaláctic@s, mientras preparo un mega post sobre la segunda guerra mundial que dividiré en varias partes, les voy a dejar con la biografía de otro de los grandes científicos de la historia, no es otro que el descubridor de la penicilina: Alexander Fleming.

Fleming nació el 6 de agosto de 1881 en Lochfield, Gran Bretaña, en el seno de una familia campesina afincada en la vega escocesa.Su padre murió cuando él era muy joven, y le dejó a su cuidado la hacienda familiar con la ayuda de su hermano mayor. Es de suponer por tanto que su educación fue bastante rudimentaria hasta 1894, que fue el año en el que se fue a vivir a Londres, con un hermanastro suyo que trabajaba de médico. Completó su educación con dos cursos realizados en el Polytechnic Institute de Regent Street, empleándose luego en las oficinas de una compañía naviera.

Pasó el tiempo y a los 20 años tuvo la suerte de heredar un pequeño legado que le permitió estudiar medicina. Obtuvo una beca para el St. Mary’s Hospital Medical School de Paddington y allí fue aprendiendo rápidamente el oficio, hasta que en 1906 faltándole dos años aún para terminar la carrera, entró a formar parte del equipo del bacteriólogo sir Almroth Wright, con quien estuvo asociado durante más de cuarenta años. En 1908 se licenció obteniendo la medalla de oro de la Universidad de Londres y en 1928 pasó a ser catedrático de microbiología, retirándose como emérito en 1948, aunque ocupó hasta 1954 la dirección del Wright-Fleming Institute of Microbiology, fundado en su honor y en el de su antiguo maestro y colega.

Explicada ya su vida en líneas generales, voy a explicar ahora en que destacó este hombre. Su nombre está asociado principalmente a dos descubrimientos, ambos importantísimos. Fleming descubrió la lisozima y la penicilina. Empezaré explicando el primero, aunque ambos están directamente relacionados entre sí, ya que la lisozima tuvo la propiedad de centrar a Fleming en el estudio de las sustancias antibacterianas que pudiera tener alguna aplicación terapéutica.

La lisozima fue descubierta por Fleming en 1922, cuando puso de manifiesto que la secreción nasal y también las lágrimas poseían una sustancia capaz de disolver determinados tipos de bacterias. Probó un tiempo después que esa sustancia era la lisozima, presente en muchos de los tejidos corporales, aunque de actividad restringida frente a la mayoría de los organismos patógenos causantes de enfermedades. Aun así, este descubrimiento puso las bases para la investigación de sustancias que siendo inofensivas para las células del organismo, son tóxicas para las bacterias.

El descubrimiento de la penicilina fue una de las mejores adquisiciones de la terapéutica moderna, y su descubrimiento fue totalmente fortuito.

En septiembre de 1928, Fleming estaba estudiando determinadas mutaciones que se producían en determinadas colonias de estafilococos y observó que uno de los cultivos había sido contaminado por un hongo procedente del aire exterior, posteriormente identificado como el Penicillium notatum. Observando meticulosamente el cultivo, Fleming se dio cuenta rápidamente que alrededor de la zona de contaminación, los estafilococos se habían hecho transparentes, lo que llevó a Fleming a pensar que esto había sido provocado por una sustancia antibacteriana que había sido segregada por el hongo. Fleming acto seguido procedió a intentar aislar esta sustancia para poder estudiar sus características, y a aislar cultivos puros del Penicillium notatum para poder seguir viendo todas sus propiedades. Así, comprobó que un caldo de cultivo puro del hongo adquiría, en pocos días, un considerable nivel de actividad antibacteriana. Realizó diversas experiencias destinadas a establecer el grado de susceptibilidad al caldo de una amplia gama de bacterias patógenas, observando que muchas de ellas resultaban rápidamente destruidas. Posteriormente comprobó si esta sustancia era tóxica para las células de los animales, y comprobó que efectivamente, no producía daño alguno en estas células.

Hay que decir que la penicilina tardó bastante tiempo en convertirse en el agente terapéutico universal que había de llegar a ser, una de las razones fundamentales era porque la penicilina era muy difícil de purificar con las técnicas químicas que había en aquella época, ya que la sustancia era muy inestable.

Hubo que esperar hasta que Florey y Chain de la Universidad de Oxford fueron capaces de aislar y purificar correctamente la penicilina en 1941. La situación de la Segunda Guerra Mundial, hizo que se destinaran al producto grandes sumas de dinero, tanto que en 1944 ya se podía tratar a todos los heridos graves en la batalla de Normandía con la penicilina.

Fleming en 1945 recibió el premio Nobel, junto a Florey y Chain por ayudarle a purificar la penicilina. Finalmente, murió un 11 de marzo de 1955 en Londres.

Para ir terminando este artículo les voy a dejar un vídeo muy interesante sobre este tema, espero que les guste:


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 47 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: