Ganoderma lucidum, el hongo milagro

Ganoderma lucidum es un hongo que es suave (en estado verde), corky, y plano, con un conspicuo roja barnizada, de riñón en forma de tapa y, según muestra la edad, de color blanco o marrón debajo de los poros.

Este hongo contiene un 75% de humedad, menos que cualquier otro hongo. El resto está compuesto por ergosterol, cumarina, manitol, lactonas, vitaminas y minerales, alcaloides Chuang y acidos grasos insaturados, además de una gran cantidad de polisacáridos.

Usos terapéuticos de Ganoderma Lucidum

Poseen algunos antitumorales, inmunomoduladores y  actividad inmunoterapéutica, con el apoyo de algunos estudios sobre los polisacáridos, terpenos y otros compuestos bioactivos aislados del micelio y cuerpos fructíferos de este hongo.

Se entiende como adaptogénicas, la lucha contra la alérgenos y la lucha contra la hipertensión, debido a la presencia de triterpenos. Además de estas propiedades, Ganoderma lucidum ha demostrado tener propiedades  antiinflamatorias, antivirales, ser eficaz contra la lucha contra parásitos, fungicidas, antidiabéticos, hipotensores  y es protector hepático. También se ha encontrado una cualidad que puede inhibir la agregación plaquetaria, y para bajar la presión arterial, el colesterol y el azúcar en la sangre.

Debido a estas propiedades, Ganoderma lucidum ha sido considerada como estabilizante de la presión arterial, antioxidante, analgésico, protector renal y tonico nervioso. Se ha utilizado en la prevención y en el tratamiento de la bronquitis cardiovascular, y en el tratamiento de los triglicéridos elevados( exceso de colesterol), la presión arterial elevada, la hepatitis, las alergias, la quimioterapia de apoyo en cancer, mejora en pacientes de VIH SIDA, e incluso para la fatiga y el mal de altura.

Algunos estudios indican que el ácido ganoderico tiene algunos efectos protectores contra la lesión hepática por virus y otros agentes tóxicos en ratones, lo que sugiere un beneficio potencial de este compuesto en el tratamiento de enfermedades del hígado en los seres humanos. Y lo más imortante es el efecto antitumoral porque tienen efectos antineoplásicos en varios tipos de cánceres, como son el cáncerde mama, próstata y pulmón, colon, y en el recto.

La forma de actuar en el organismo es mediante una acción mediadora sobre las citoquinas, inhibiendo la angiogénesis (la formación de vasos arteriales que nutren al tumor), induciendo la apoptosis (muerte espontánea y natural de las células) de las células tumorales. También estos efectos pueden ser debidos a otros mecanismos, como inhibir el crecimiento de células con receptores hormonales masculinos o femeninos (andrógenos y estrógenos) negativos, lo que reviste particular interés cuando se trata del cáncer de mama o de próstata.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: