Cultivo de células en microgravedad

coculture2

168181main_ARMS-bioreactor

Hace unos pocos años la NASA desarrolló un biorreactor para el cultivo de células en microgravedad que facilita el crecimiento y unión de las mismas para formar un tejido tridimensional. Estos pueden ser usados en investigación y trasplantes.

El biorreactor consiste en un recipiente que contiene un medio fluido relleno de células y cuya pared gira para neutralizar la mayor parte de los efectos de la gravedad, favoreciendo el crecimiento de las células en un ambiente similar al del útero.

Cuando las células de reproducen, se asocian unas con otras mediante una matriz compleja de colágeno y otras fibras proteicas. Este entorno altamente evolucionado informa a las células de cuales son sus vecinas más próximas, como deben crecer, dentro de qué formas lo pueden hacer y como deben responder a estímulos. Con este dispositivo se tiene  la oportunidad de estudiar la organización compleja de un tejido en un sistema de cultivo que puede ser manipulado por drogas, hormonas e ingeniería genética.

El biorreactor estimula la asociación entre las células en un recipiente del tamaño aproximado de una lata de conservas, que consta de una envoltura transparente, lo que permite a los científicos controlar el crecimiento. En la parte central se encuentra un filtro cilíndrico por el que entran oxígeno y nutrientes y salen dióxido de carbono y sustancias de desecho. La rotación de la vasija no anula realmente la gravedad, pero mantiene a las células en una contínua caída libre similar a la que experimentan los astronautas en la microgravedad del espacio. El resultado es una masa de tejido con la misma estructura y funciones que el tejido original en el cuerpo.

El biorreactor se está utilizando en la investigación de enfermedades infecciosas como el VIH, pues gracias a él se puede tener un suministro inagotable de células portadoras del VIH para estudiar, con la esperanza de desarrollar una vacuna.

También es útil en la regeneración de órganos, como hueso, hígado, válvulas cardíacas o páncreas.

En la investigación del cancer el biorreactor permite el examen de la expresión de los genes en función de la fase de crecimiento del tumor. Además es posible ensayar nuevos métodos de quimioterapia en un cultivo de un tumor particular, sin que la persona sufra los efectos tóxicos del tratamiento.

En algunos laboratorios se está utilizando en el desarrollo de terapias para combatir desórdenes musculoesqueléticos y en los ensayos para estudiar los efectos de fármacos y su toxicidad, sin utilizar animales o pruebas clínicas. 

Aquí os dejo un vídeo del poder de un biorreactor:

Anuncios

One Response to Cultivo de células en microgravedad

  1. ligero por favor escribe de nuevo tu comentario en La azotea de hermes porque el primer comentario se ha borrado automaticamente y yo no e sido ciao bsos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: