Proteínas inactivadoras de ribosomas

Hoy os traigo un reportaje muy curioso que leí el otro día y que me parece interesante que lo sepan ustedes; os voy a hablar de una sustancia venenosa, que es conocida desde el siglo pasado y que es producida por algunas plantas(entre ellas el ricino) y que resultan mortíferas en cantidades ínfimas.

Os estoy hablando de las ricinas o también denominadas sustancias RIP (Ribosome Inactivating Protein), las cuales son unas sustancias capaces de inactivar los ribosomas. Hay 3 tipos diferentes, según su estructura:

RIP tipo I: Constan de una sóla cadena peptídica que es la que inactiva los ribosomas, pero no es tóxica debido a que es totalmente incapaz de atravesar la membrana celular.

RIP tipo II: Constan de dos cadenas peptídicas: una que es capaz de unirse a glucoproteínas de la membrana plasmática para entrar en la célula, y otra, que es idéntica a la de tipo I que inactiva los ribosomas. Esta sí es tóxica.

RIP tipo IV: Constan de 4 cadenas peptídicas, que son como dos RIP del tipo II unidas. Son las más tóxicas.

Aunque no se conoce exactamente la función de estas sustancias en los vegetales, se sospecha que sirven para que la planta pueda defenderse eficazmente de ataques producidos por virus. Los virus son incapaces  de reproducirse por sí solos, por carecer de la máquina celular necesaria; por tanto necesitan infectar una célula para poder hacerlo.

Según José Miguel Ferreras y Tomás Gibrés, del departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Valladolid, cuando se produce una infección vírica se observa que las células afectadas incrementan la producción de proteínas RIP tipo I. Esto podría significar que aunque signifique la muerte de las células por la inactivación de sus ribosomas, produce que el virus no se replique y acaba así con la infección, salvando al resto de la planta.

También se ha comprobado in vitro que si se ataca con estas proteínas a un virus conocido como el mosaico del tabaco, se degrada su ácido ribonucleico, lo que me lleva a concluir que estas proteínas realmente funcionan.

Actualmente, los científicos españoles creen que se podría emplear estas proteínas en dos campos de aplicación:

La creación de plantas transgénicas capaces de soportar las infecciones víricas y aprovechar la capacidad de las RIP para atacar enfermedades víricas humanas.

Esperemos que les salga bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: